Beneficios del sueño para la salud y causas que lo alteran

Beneficios del sueño para la salud y causas que lo alteran

El sueño favorece nuestra calidad de vida y es muy importante para mantener una buena salud física y psicológica. 

¿Cuánta cantidad de sueño necesito?

La cantidad de sueño que cada persona necesita es variable. El promedio de horas que se suele necesitar ronda las 6-8 horas, sin embargo, hay personas que bien necesitan menos horas para sentirse descansadas y otras necesitan más. Por otra parte, la cantidad de sueño que se necesita cambia a lo largo de la vida. Así, un bebé recién nacido necesitará alrededor de 16-18 horas al día, y conforme vaya creciendo irá disminuyendo la cantidad de horas que necesita dormir.  Conforme se envejece también es normal que se necesite menos cantidad de sueño; para muchos ancianos es suficiente dormir seis horas. 

¿Cuáles son los beneficios del sueño?

La función del sueño es fundamental y tiene múltiples beneficios para la salud. Nos ayuda a sentirnos con más ánimo y energía. Además, favorece un buen funcionamiento mental, ya sea en lo escolar, laboral o social. Por otra parte, durante las distintas fases del sueño, el cerebro repara el esfuerzo que hemos realizado durante el día, favoreciendo la consolidación de la memoria y ayudando a la regulación del sistema inmune. Especialmente la fase IV del sueño favorece que el sueño sea reparador. Además, las investigaciones muestran que el sueño promueve la regeneración celular y ayuda a mantener un peso saludable.

 

¿Cuáles pueden ser las causas de la falta de sueño?

  • El envejecimiento normal. Conforme las personas se hacen mayores suelen necesitar menos cantidad de sueño para sentirse descansados, así como que su sueño tiende a ser menos profundo.
  • La preocupación por los momentos de vigilia. Puede que recuerdes los momentos en los que te despiertas por la noche y preocuparte respecto a que haya sido una mala noche incluso aunque la cantidad de sueño haya sido normal.
  • Razones médicas, como la necesidad de ir al baño durante la noche (muy frecuente en personas ancianas o embarazadas) o padecer dolor.
  • Factores ambientales, por ejemplo, una temperatura que no facilite el sueño, una cama incómoda, ruido o factores relacionados con la luminosidad.
  • Alteración de los patrones de sueño, por ejemplo, asociado a turnos de trabajo nocturnos o tener un bebé.
  • La ansiedad o la depresión, así como el malestar emocional.
  • Sustancias estimulantes como la nicotina, la cafeína, el alcohol, otras drogas (como el éxtasis, la cocaína y las anfetaminas y ciertos fármacos (como algunos diuréticos que facilitan la diuresis, algunos antidepresivos, esteroides, betabloqueantes, algunas pastillas para adelgazar, los analgésicos que contienen cafeína). Además, el abandono repentino de ciertos fármacos que se toman para dormir mejor y que se utilizan con asiduidad pueden provocar insomnio como efecto rebote.
  • La preocupación por la falta de sueño y sentirse cansado al día siguiente suele empeorar el problema del sueño.
  • Trastornos del sueño, como el insomnio, la apnea del sueño, la narcolepsia o el síndrome de piernas inquietas. 

 

Si te sientes poco descansado/a, o notas que desde hace un tiempo duermes peor o sufres algún trastorno del sueño no dudes en acudir a un especialista. 

En Clínica Global contamos con profesionales de la psicología que pueden ayudarte con tu problema del sueño.

Consúltanos sin compromiso, estaremos encantados de poder resolver todas tus dudas y ayudarte en todo lo que necesites.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.